Trastorno en el crecimiento


Hipocrecimiento

El patrón de crecimiento humano no es uniforme sino que se desarrolla en varios períodos, cada uno de ellos con diferentes características. Si bien existen diversos modelos que definen estos períodos, el patrón de crecimiento y el desarrollo es único para cada persona. En otras palabras, cada individuo tiene un potencial biológico de crecimiento que se encuentra registrado en su código genético, por ello, el crecimiento puede ser marcadamente diferente entre varias personas.

Existen, además, numerosos factores que inciden sobre la expresión de ese código genético, y que, en consecuencia, modifican el patrón de crecimiento alterando el resultado final. Entre los factores más destacados podemos mencionar una nutrición adecuada, el correcto funcionamiento de los sistemas metabólicos del organismo y el medio ambiente socioeconómico, entre otros.

La talla de un individuo es una variable biológica que evoluciona de manera continua. En la población general, los valores se agrupan en torno a una talla media para cada edad. Este concepto de distribución normal se representa gráficamente a través de una campana de Gauss. Con frecuencia, se establece como rango de normalidad el intervalo comprendido entre + 2 y -2 desviaciones estándar respecto a la media, lo que incluye al 95% de la población.

De acuerdo con el criterio planteado, se considera hipocrecimiento cuando la talla de un individuo es inferior en más de 2 desviaciones estándar a la media de la población de la misma edad, sexo, raza y localización geográfica. Esta determinación resulta, no obstante, algo arbitraria, e inclusive en ella se incluirían como anormales ciertas variantes de la normalidad. Es de esperarse que cuanto mayor sea la desviación de la talla con respecto a la media, mayor será la probabilidad de que exista una patología en el crecimiento.

Clasificación

Si bien la clasificación de los problemas de crecimiento no es una tarea fácil, debido a los múltiples factores implicados, podemos mencionar los principales trastornos asociados al hipocrecimiento:

El hipotiroidismo, o falta de hormona tiroidea, se puede presentar al nacer o al desarrollarse en cualquier tiempo de la infancia, o incluso más tarde. Un niño con deficiencia de hormona tiroidea tiene un crecimiento lento. Además, puede presentar un retraso tanto físico como mental. Por tal motivo, es muy importante tratarlo lo antes posible, ya que con un diagnóstico temprano y un tratamiento continuado, el niño puede crecer y desarrollarse normalmente.

*Material Compilado por el Departamento Médico de Eli Lilly

Aviso

Esta página requiere del uso de cookies para su correcto funcionamiento, por lo que Eli Lilly es responsable de proteger su información, y el uso que se le da a la misma.

Para mayor información sobre el uso de cookies, el uso de datos personales o de usuarios guardados en nuestras páginas de internet y de los derechos que usted puede hacer valer para proteger su información ponemos a su disposición nuestro aviso de privacidad