Nuestra Investigación en COVID -19

El resultado de la Inteligencia Artificial aplicado al esfuerzo en investigación de Lilly en COVID-19

Después de que la tecnología de inteligencia artificial planteara una
hipótesis que generó interés en estudiar un medicamento ya
disponible de Lilly para COVID-19, movilizamos rápidamente nuestra
red de colaboradores, científicos y expertos en ensayos clínicos
para comprender su potencial en el tratamiento del nuevo coronavirus.

A lo largo de más de nueve meses, nuestros equipos han trabajado sin
descanso. El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades
Infecciosas (NIAID), incluido en los Institutos estadounidenses de
Salud (NIH), eligió este fármaco para estudiar su uso en pacientes
hospitalizados con riesgo de sufrir una evolución más grave como
consecuencia de la infección por coronavirus. Por nuestra parte,
también iniciamos nuestro propio ensayo clínico.

Ahora hemos conseguido un importante avance en Estados Unidos, que permite
que los pacientes hospitalizados con COVID-19 que requieran oxígeno
puedan disponer de una alternativa de tratamiento. Además, se trata
de la segunda autorización de emergencia para un medicamento de
Lilly en COVID-19.

No podríamos haber llegado a este punto tan rápido sin el compromiso
de todas las personas involucradas y la colaboración sin precedentes
de científicos y personal de las agencias reguladoras.

Me enorgullece formar parte de una empresa que ha superado el desafío
en la lucha contra la COVID-19 y que continúa trabajando para ayudar
a los pacientes con mayor necesidad.

Este artículo es una firma invitada de la Dra. Lotus Mallbris, MD, Ph.D.,
vicepresidente de desarrollo en Inmunología en Lilly, y se publicó
originalmente en Lilly.com el 19 de noviembre de 2020.





La misión de ofrecer medicamentos para mejorar la vida de las personas

El propósito de Lilly de mejorar la vida de las personas nunca había
sido tan importante como lo ha sido en esta época. Por ello, estamos
ofreciendo toda nuestra experiencia científica y médica al servicio
de la lucha contra la COVID-19. Hasta el momento, Lilly ha conseguido
resultados extraordinarios, con el desarrollo de 2 de los 4
medicamentos autorizados por la
Food and Drug Administration (FDA) para el tratamiento de COVID-19, y que por el momento, sólo se utiliza en Estados Unidos.

Un éxito sin precedentes si se considera que todo el proceso de investigación
y desarrollo se ha realizado en un tiempo récord de menos de 9 meses.

También hay que destacar el hito que significa, fruto de la colaboración con
AbCellera y con el Centro de Investigación de Vacunas del NIAID
estadounidense, el haber desarrollado tan rápido el primer
anticuerpo neutralizante frente al virus, el primer fármaco
específicamente diseñado para tratar el COVID-19, que ha mostrado
una reducción de la carga viral y de la hospitalización de
pacientes ambulatorios infectados y con factores de riesgo.

Contar con fármacos que traten la enfermedad es esencial. Están llegando
las primeras vacunas, pero se necesitará tiempo hasta que se consiga
una inmunización de la población lo suficientemente elevada como
para proteger a toda la sociedad. Y es previsible que,
desgraciadamente, siga habiendo personas afectadas por el COVID-19
que necesiten alternativas farmacológicas.

Todos, la comunidad científica, la médica y las autoridades sanitarias,
nos hemos volcado para que las soluciones terapéuticas a esta
situación de emergencia pudieran llegar cuanto antes a los
pacientes. Nos hemos comprobado que, cuando existe un objetivo común, la
colaboración internacional y la ciencia aportan soluciones. Y lo
hacen en un tiempo récord, que nos hace ser optimistas vislumbrando
ya el horizonte de la pandemia.

Sabemos que el descubrimiento y desarrollo de los nuevos medicamentos es una
tarea ardua y costosa que requiere de mucho tiempo, inversiones y fracasos para conseguir cada nuevo fármaco.

Ojalá llegue pronto el día en el que podamos hablar en pasado sobre el
COVID-19. Mientras tanto, disfrutemos de estos logros que pueden
marcar una diferencia muy significativa para los pacientes.